Desde el momento en que nacemos nuestros padres en su mayoria ya estan adiestrados por el sistema economico y politico, independiente de la tendencia que tengan los padres empiezan a moldear la mente de un niño, una de las primeras cosas que le enseñan es el miedo, amenazando con castigos o retando a una criatura que no alverga conceptos de bien y mal, que solo esta explorando el mundo, pero ellos se encargan de poner esas limitaciones en la mente de un niño.

Despues esta la educacion, que por mas que la quieran mejorar, siempre lo que nos deja es memorizar un monton de estupidecez que no son siertas, como la historia antigua, por dar un ejemplo. Luego nos enseñan a competir a ser mejor que otros, nos empiezan a dividir, y se crean grupos en un salon, ya entes momento se puede decir quien sera obrero y quien ingeniero, actividades que en el fondo son lo mismo.

Luego cuando llegamos a adultos y nos enfrentamos a la vida laborar, tenemos un monton de deseos y sueños que fueron implantados por ver la TV o por envidar al vecino en fin, aca es cuando decimos: Tenemos que ser alguien en la vida, lo que signifa tener arto dinero, por que mientras mas bienes tengas, tienes una vida exitosa.

Bueno asi viven todo el resto de la vida saciando sus estupidos deseos influenciados por una propaganda o por la envidia. Luego cuando la gente muere el miedo y el sufrimiento los invaden, esto es por que perdieron toda su vida en mantenerse distraidos, saciando todos los vicios practicados por el humano.


Esto es un extracto de una entrevista a Albert Einstein, y al final muchas de sus frases celebres.

¿Por qué se opone usted tan profundamente a la desaparición de la raza humana?»

Estoy seguro de que hace tan solo un siglo nadie habría hecho tan ligeramente una declaración de esta clase. Es la declaración de un hombre que se ha esforzado inútilmente en lograr un equilibrio interior y que tiene más o menos perdida la esperanza de conseguirlo. Es la expresión de la soledad dolorosa y del aislamiento que mucha gente está sufriendo en la actualidad. ¿Cuál es la causa? ¿Hay una salida?

Es fácil plantear estas preguntas, pero difícil contestarlas con seguridad. Debo intentarlo, sin embargo, lo mejor que pueda, aunque soy muy consciente del hecho de que nuestros sentimientos y esfuerzos son a menudo contradictorios y obscuros y que no pueden expresarse en fórmulas fáciles y simples.

El hombre es, a la vez, un ser solitario y un ser social. Como ser solitario, procura proteger su propia existencia y la de los que estén más cercanos a él, para satisfacer sus deseos personales, y para desarrollar sus capacidades naturales. Como ser social, intenta ganar el reconocimiento y el afecto de sus compañeros humanos, para compartir sus placeres, para confortarlos en sus dolores, y para mejorar sus condiciones de vida. Solamente la existencia de estos diferentes y frecuentemente contradictorios objetivos por el carácter especial del hombre, y su combinación específica determina el grado con el cual un individuo puede alcanzar un equilibrio interno y puede contribuir al bienestar de la sociedad. Es muy posible que la fuerza relativa de estas dos pulsiones esté, en lo fundamental, fijada hereditariamente. Pero la personalidad que finalmente emerge está determinada en gran parte por el ambiente en el cual un hombre se encuentra durante su desarrollo, por la estructura de la sociedad en la que crece, por la tradición de esa sociedad, y por su valoración de los tipos particulares de comportamiento. El concepto abstracto «sociedad» significa para el ser humano individual la suma total de sus relaciones directas e indirectas con sus contemporáneos y con todas las personas de generaciones anteriores. El individuo puede pensar, sentirse, esforzarse, y trabajar por sí mismo; pero él depende tanto de la sociedad —en su existencia física, intelectual, y emocional— que es imposible concebirlo, o entenderlo, fuera del marco de la sociedad. Es la «sociedad» la que provee al hombre de alimento, hogar, herramientas de trabajo, lenguaje, formas de pensamiento, y la mayoría del contenido de su pensamiento; su vida es posible por el trabajo y las realizaciones de los muchos millones en el pasado y en el presente que se ocultan detrás de la pequeña palabra «sociedad».

La situación que prevalece en una economía basada en la propiedad privada del capital está así caracterizada en lo principal: primero, los medios de la producción (capital) son poseídos de forma privada y los propietarios disponen de ellos como lo consideran oportuno; en segundo lugar, el contrato de trabajo es libre. Por supuesto, no existe una sociedad capitalista pura en este sentido. En particular, debe notarse que los trabajadores, a través de luchas políticas largas y amargas, han tenido éxito en asegurar una forma algo mejorada de «contrato de trabajo libre» para ciertas categorías de trabajadores. Pero tomada en su conjunto, la economía actual no se diferencia mucho de capitalismo «puro». La producción está orientada hacia el beneficio, no hacia el uso. No está garantizado que todos los que tienen capacidad y quieran trabajar puedan encontrar empleo; existe casi siempre un «ejército de parados». El trabajador está constantemente atemorizado con perder su trabajo. Desde que parados y trabajadores mal pagados no proporcionan un mercado rentable, la producción de los bienes de consumo está restringida, y la consecuencia es una gran privación. El progreso tecnológico produce con frecuencia más desempleo en vez de facilitar la carga del trabajo para todos. La motivación del beneficio, conjuntamente con la competencia entre capitalistas, es responsable de una inestabilidad en la acumulación y en la utilización del capital que conduce a depresiones cada vez más severas.

  • Cada día sabemos más y entendemos menos.
  • En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.
  • Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.
  • Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero si no, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío.
  • Vine a Estados Unidos porque oí que en este país existía una gran, gran libertad. Cometí un error al elegir Estados Unidos como una tierra de libertad, y es un error que en el balance de mi vida ya no puedo compensar.
  • La alegría de ver y entender es el más perfecto don de la naturaleza.
  • Lo importante es no dejar de hacerse preguntas.
  • Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela.
  • El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad.
  • Tengo una pregunta que a veces me tortura: estoy loco yo o los locos son los demás.
  • Tendremos el destino que no hayamos merecido.
  • Los conceptos y principios fundamentales de la ciencia son invenciones libres del espíritu humano.

Todos Conocemos o tenemos nocion del Cristianismo, Catolicismo o como los fanaticos le digan, sin duda esta es la religion mas desvirtuada y malinterpretada que conozca, Desde la epoca en que los romanos  manipularon y acomodaron la biblia para usarla como metodo de control a travez del miedo, es que esta religion esta desvirtuada.

Pero si usted lee la biblia con una disposicion abierta, sin ningun concepto,  idea o miedo que influya fuertemente en usted, se dara cuenta que realmente dice  las cosas como son .

Dejo un estracto de la biblia. y la biblia on line: http://www.amen-amen.net/RV1960/

Juan

Capítulo 01

1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
1:2 Este era en el principio con Dios.
1:3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
1:4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
1:5 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.
1:6 Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.
1:7 Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él.
1:8 No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.
1:9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.
1:10 En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció.
1:11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.
1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;
1:13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.


La fisica cuantica, es la fisica de las posibilidades, la fisca que escapa un poco de la fisica, y trata de ver las cosas como son sin limitaciones.

No se que mas que decir

Vean los videos hay comentan


Lo que nos lleba a adentrarnos en alguna religion generalmente, es el miedo a la muerte ya que no sabemos que ba a pasar, si sabemos que bamos a perder nuestra vida la cual queremos mucho, esto es apego a algo que
no dura eternamente aun sabiendo esto nos apegamos a la vida.

Al tener este miedo nos refujiamos en muchas cosas, como la musica, las
fiestas, la comida, el cigarro, los deportes, la tv, internet, las
religiones, el amor, la paz, la ira, etc.

Pero en realidad no nos enfrentamos de cara a nuestra mente solo nos
evadimos conformandonos con algo que nos consuela y nos alivia, pero
ignorando todo lo que podemos llegar a entender de las cosas.

Le tenemos miedo a lo que no conocemos y no entendemos, pero la respuesta la tenemos y es dever de uno darse la respues, que siempre esta.

Dejo un video de Krishnamurti ablando sobre el miedo.

todos iguales, la diferencia es solo exterior, me disculpo si ofendo a alguien pero ase tiempo que ya me canse de ablar temerosamente, lo que trato de decir esta claro, si usted cree en el karma, causa efecto, eso es un problema que esta en su mente, si el dia de mañana le implantan otra regla en su mente y la acepta y me discrimina a mi por comprender y dejar de lado tal ilucion, es un conflicto suyo no mio, no me voy acer el umilde por que no es necesario, no soy nadie y no quiero ser nada.
pero me frusta el echo que la gente se encierre en tanta religiosidad inecesaria, usted dice que su practica es interior, pero lo que hay dentro suyo es lo mismo que hay afuera y dentro de todos nosotros, por eso cuando entendemos estas cosas, uno se frus

Meditar es comprender las cosas observando lo que pasa en nuestra mente y el entorno, muchas personas piensan que meditar es como consumir alguna droga que te aga sentir feliz o pleno, pero caer en esas sensaciones es evadirse de lo que realmente ay en la mente, buscar algo, siempre ba a ser una ilucion, un pensamiento, siempre que tengamos un deseo nos estamos engañando.

Metodos

Hay dos metodos, el primero es calmar la mente de tanto pensamiento involuntario y lo grar una consentracion aceptable, luego  es obserbar cada rincon de tu mente y  entorno para adquirir un entendimiento completo de como funciona la mente el cuerpo y el entorno o universo en donde estamos. para esto no es necesario sentarse en un lugar silencioso, esto se puede aser en cualquier lugar y momento.

Cuando logramos esa comprencion nos damos cuenta de que todo es una ilucion de que los pensamientos y la materia estan echas de nada, que todo es mente un pensamiento y asi asumir esto, despues vaciarnos de conceptos y apegos, luego nose jjeje, suerte

Sentimientos

Publicado: 31 agosto, 2010 en Sentimientos

Los sentimientos no son muy diferentes de los pensamientos, en si son un pensamiento, igual de inexistente, pero por alguna razon influyen mas en nuestras vidas, como muchos conocen nos refujiamos en sentimientos como el amor, la compasion, otros en la ira, la violencia, entre enstos dos extremos no veo ninguna diferencia, ya que los dos son refujios desesperados que en un momento inventamos para tapar el vacio que todos tenemos dentro el cual produce miedo y desesperacion, pero es por que no paramos a comprender de que se trata esto.

Estos sentimientos, lo unico que asen es confundir mas a las personas, causando apego, sufrimiento, y estados mentales de supuesta tranquilidad, la cual no esta mal, pero realmente es necesario devatir y entender como funciona esto.


Los pensamientos no tienen ninguna consistencia ni lugar, uno asocia que estan en el cerebro, pero da lo mismo donde esten, Los pensamientos han dominado al ser humano todo el tiempo, pero deveriamos nosotros manejar los pensamientos, manejamos algunos, como una orden para caminar, para comer etc, pero en la mayoria de los casos los pensamientos nos dominan, van y vienen en la mente sin parar, y es complicado controlar eso, esto nos hace ir de un lado a otro y vivimos tratando de complacer esos pensamientos, que estan estimulados por nuestros sentidos. Bueno el sistema en el que vivimos es muy inteligente y tienen todas las armas para mantenernos ocupados pensando y deseando cosas que muchas veces no necesitamos, al final nos volvemos unas maquinas con pensamientos programados para el consumo y la satisfacion de deseos por muy nobles que sea.

Nosotros no deveriamos creer tanto en un pensamiento, asernos tantos problemas y crear tantas historias por un simple pensamiento que nisiquiera existe, deveriamos tomalos y soltarlos, y no quedarnos amarrados a ellos.

Este video muestra un experimento que prueba como influyen los pensamientos en una molecula de agua.

Budismo

Publicado: 31 agosto, 2010 en Religiones

El Budismo como muchos saben nace ace 2500 años, de un hombre que al ver tanto sufrimiento quiso entender porque y como nace este sufrimiento a lo largo de su camino logro comprender su mente y su entorno sin engaños, y luego enseño lo que descubrio.

Hoy en dia el budismo esta lleno de ritos, tradiciones y conceptos que muchas veces alejan la verdadera enseñaza que quiere mostras, y que es muy simple sin nada mistico.

dejo una muestra de sutras: que son conversaciones de Buda y sus dicipulos.


Quien podria decir que es la mente, es algo que en realidad esta y no esta, es difícil de clasificar o ponerle un nombre y ubicarla en un lugar, pero lo que si sabemos es lo que alberga la mente, que son pensamientos, sentimientos, ideas, conceptos, deseos, etc.

Y este grupo de cosas intangibles nos dan la vida y nuestras personalidades aparentemente distintas, ya que en el fondo siempre perseguimos los mismos deseos, sentimientos, etc.

Desde el momento en que nacemos nuestros padres se encargan de aser un montos de cosas que para ellos se transformaron en normales, pero en ese momento somos puros, luego nos dicen, esto es bueno, esto es malo, esto se come esto no, y asi, empiezan a programar conceptos en nuestra mente pura, que lo unico que ase en la niñes es explorar y conocer el mundo, pero esto en la mayoria de las personas, es frenado por todo lo que nos empiezan a enseñar, ya despues nos queda solo obedecer y seguir las leyes que isieron para nosotros sin ni siquiera preguntarnos, y hay se para la exploracion, pero algunos continuan y descubren muchas cosas.

SUTRA DEL CORAZÓN

Publicado: 30 agosto, 2010 en Sutras

El bodhisattva Avalokitesvara practicando profundamente la perfección de la sabiduría, observó como los cinco agregados (cuerpo-materia-forma, percepción-sensación, pensamiento, actividad, conciencia) eran vacíos de naturaleza propia.

Oh *Sariputra! La forma (los fenómenos) no es diferente de la vacuidad.
La vacuidad no es diferente de la forma.
La forma es vacuidad, la vacuidad es forma.
Oh Sariputra! Todas las existencias son vacuidad.
No hay nacimiento ni muerte. No hay pureza ni impureza.
No hay ni crecimiento ni disminución.

En el vacío no hay formas corporales ni sensaciones, ni pensamientos, ni deseo, ni conciencia.
No hay ojos ni orejas, ni nariz, ni lengua, ni cuerpo, ni mente.
No hay formas visuales ni ruido, ni olor, ni gusto, ni tacto.
No hay conciencia visual ni conciencia de ningún tipo.

No hay ignorancia ni extinción de la ignorancia.
No hay vejez ni extinción de la vejez.
No hay sufrimiento ni fin del sufrimiento.
No hay ningún conocimiento que lograr ni nada por ganar.

El bodhisattva que obtiene este conocimiento, tiene su mente libre de obstáculos,ni lo perturba ningún fuego (de la pasión), llegando así a la experiencia última del Nirvana.

Todos los budas del pasado, del presente y del futuro obtienen el despertar merced a esta suprema sabiduría. Este mantra incomparable extingue todo tipo de sufrimiento. Es la verdad sin error.
El mantra de la perfecta sabiduría dice así:

GATE GATE PARAGATE PARASAMGATE BODHI SVAHA
Id, id, id juntos más allá del más allá, hasta la última realización.

*Sariputra: uno de los principales discípulos de Buda.


SATIPATTHANA SUTTA


Así he oído. En una ocasión vivía el Buda entre los kurus, en Kammasadamma, una ciudad de mercado de los kurus. Allí, el Bienaventurado se dirigió así a los monjes: “Monjes”, y ellos le contestaron: “Venerable Señor”. Y el Bienaventurado habló como sigue:

Monjes, el único camino para la purificación de los seres, para la superación de la pena y las lamentaciones, para la destrucción del dolor y la aflicción, para alcanzar el recto sendero, para la realización del Nibbana, es éste: Los Cuatro Fundamentos de la Atención. ¿Cuáles son esos cuatro?

He aquí (en esta enseñanza) un monje que vive practicando la contemplación del cuerpo en el cuerpo, fervoroso, comprendiendo claramente y atento, superando la codicia y la aflicción inherentes al mundo; vive practicando la contemplación de las sensaciones en las sensaciones, fervoroso, comprendiendo claramente y atento, superando la codicia y la aflicción inherentes al mundo; vive contemplando la consciencia en la consciencia, fervoroso, comprendiendo claramente y atento, superando la codicia y la aflicción inherentes al mundo; vive practicando los objetos mentales en los objetos mentales, fervoroso, comprendiendo claramente y atento, superando la codicia y la aflicción inherentes al mundo.

LA CONTEMPLACIÓN DEL CUERPO

1. Atención a la respiración

Y ¿cómo vive un monje contemplando el cuerpo en el cuerpo? Monjes, he aquí que un monje va al bosque, al pie de un árbol a un lugar solitario, se sienta con las piernas cruzadas, mantiene su cuerpo erguido y su atención alerta.

Atento aspira y atento espira. Al hacer una aspiración larga, sabe: “Hago una aspiración larga”. Al hacer una espiración larga, sabe: “Hago una espiración larga”. Al hacer una aspiración corta, sabe: “Hago una aspiración corta”. Al hacer una espiración corta, sabe: “Hago una espiración corta”. “Consciente de todo el cuerpo (respiración), aspiraré”, así se ejercita. “Consciente de todo el cuerpo (respiración), espiraré”, así se ejercita. “Calmando la función corporal, aspiraré”, así se ejercita. “Calmando la función corporal, espiraré”, así se ejercita.

De la misma manera que un tornero experto o su aprendiz sabe, al labrar una voluta grande: “Estoy labrando una voluta grande”, o al labrar una voluta corta, sabe: “Estoy labrando una voluta corta”, así el monje, al hacer una aspiración larga, sabe: “Hago una aspiración larga”. Al hacer una aspiración corta, sabe: “Hago una aspiración corta”. “Consciente de todo el cuerpo (respiración), aspiraré”, así se ejercita. “Consciente de todo el cuerpo (respiración), espiraré”, así se ejercita. Calmando la actividad corporal (respiración)’ aspiraré, así se ejercita. Calmando la actividad corporal (respiración), espiraré, así se ejercita.

Así vive contemplando el cuerpo en el cuerpo interna y externamente. Vive contemplando los factores del origen del cuerpo, o vive contemplando tanto los factores de origen como los de disolución del cuerpo. O tiene consciencia de que “hay un cuerpo” en el grado necesario para el conocimiento y la atención, y vive con independencia, sin apegarse a nada en el mundo. Monjes, asi es como un monje vive contemplando el cuerpo en el cuerpo.

2. Las posiciones del cuerpo

Asimismo, monjes, cuando un monje camina, sabe: “Estoy caminando”; cuando permanece de pie, sabe: “Estoy de pie”; cuando está sentado sabe: “Estoy sentado”; cuando se tumba sabe: “Estoy tumbado”; y también tiene consciencia de cualquier otra posición del cuerpo.

Así vive contemplando el cuerpo en el cuerpo internamente, o vive contemplando el cuerpo en el cuerpo externamente, o vive contemplando el cuerpo en el cuerpo interna y externamente. Vive contemplando los factores del origen del cuerpo, o vive contemplando los factores de disolución del cuerpo, o vive contemplando los factores del origen y disolución del cuerpo. O tiene consciencia de que “hay un cuerpo” en el grado necesario para el conocimiento y la atención, y vive desapegado, sin apegarse a nada en el mundo. Monjes, así es cómo el monje medita practicando la contemplación del cuerpo en el cuerpo.

3. Atención con clara comprensión

Asimismo, monjes, un monje aplica la clara comprensión al avanzar y al retroceder; al mirar hacia adelante y al mirar alrededor, aplica la clara comprensión; al extender y encoger los miembros, aplica la clara comprensión; al vestir la ropa y al llevar el bol de limosnas, aplica la clara comprensión; al comer, al beber, masticar y saborear, aplica la clara comprensión; al andar, permanecer de pie, sentarse, dormirse, al despertar, al hablar y al callar, aplica la clara comprensión.

Así vive contemplando el cuerpo en el cuerpo…

4. Reflexión sobre la repugnancia del cuerpo

Asimismo, monjes, un monje reflexiona sobre su propio cuerpo, envuelto en la piel y lleno de impurezas, de la planta de los pies hacia arriba y de la coronilla hacia abajo, y piensa así: “Hay en este cuerpo: pelos en la cabeza, vello en el cuerpo, uñas, dientes, piel, carne, tendones, huesos, tuétanos, riñones, corazón, hígado, pleura, bazo, pulmones, intestinos, mesenterio, estómago, heces, bilis, flemas, pus, sangre, sudor, grasa sólida, lágrimas, grasas líquidas, saliva, mocos, fluido sinovial, orina.”

Es como tener un saco de provisiones, de aquellos con dos aberturas, lleno de diversas clases de grano, tales como: arroz de montaña, arroz corriente, alubias, guisantes, sésamo, arroz perlado, y un hombre que tiene buenos ojos lo abre, lo examina y dice: “Esto es arroz de montaña, esto arroz corriente, esto son alubias, esto son guisantes, esto es sésamo, esto es arroz perlado.” De la misma manera, un monje reflexiona sobre su propio cuerpo de las plantas de los pies hacia arriba y de la coronilla hacia abajo, envuelto en la piel y lleno de impurezas. “En este cuerpo hay pelo en la cabeza, vello en el cuerpo, uñas, dientes, piel, carne, tendones, huesos, tuétanos, riñones, corazón, hígado, pleura, bazo, pulmones, intestinos, mesenterio, estómago, heces, bilis, flemas, pus, sangre, sudor, grasa sólida, lágrimas, grasas líquidas, saliva, mocos, fluido sinovial, orina.

Así vive contemplando el cuerpo en el cuerpo…

5. Reflexión sobre los elementos materiales

Asimismo, monjes, un monje reflexiona sobre su propio cuerpo, en cualquier lugar o posición en que se encuentre, pensando en sus elementos materiales: “En este cuerpo hay el elemento tierra, el elemento agua, el elemento fuego, el elemento aire”.

Como si un carnicero experto o su aprendiz que, tras sacrificar a una vaca y dividirla en partes se ponen a venderlas en el cruce de cuatro carreteras, de la misma manera el monje reflexiona sobre su propio cuerpo en cualquier lugar o posición que se encuentre, pensando en sus elementos primarios: “En este cuerpo hay el elemento tierra, agua, fuego y aire”

Así vive contemplando el cuerpo en el cuerpo…

6. Las nueve contemplaciones del cementerio

I Asimismo, monjes, cuando un monje ve un cuerpo que lleva un día muerto, o dos días muerto, o tres días muerto, hinchado, amoratado y putrefacto, tirado en el osario, aplica esta percepción a su propio cuerpo de esta manera: “Es verdad que este cuerpo mío tiene también la misma naturaleza, se volverá igual y no escapará a ello.”

Así vive contemplando el cuerpo en el cuerpo internamente, o vive contemplando el cuerpo en el cuerpo externamente, o vive contemplando el cuerpo en el cuerpo interna y externamente. Vive contemplando los factores del origen del cuerpo, o vive contemplando los factores de disolución del cuerpo, o vive contemplando los factores del origen y la disolución del cuerpo. O tiene conciencia de que “hay un cuerpo” en el grado necesario para el conocimiento y la atención, y vive independiente, sin apegarse a nada en el mundo. Así es, cómo el monje vive contemplando el cuerpo en el cuerpo.

II. Asimismo, cuando un monje ve un cuerpo tirado en el osario, que está siendo devorado por los cuervos, los gavilanes, los buitres, los perros, los chacales o por distintas clases de gusanos, aplica esta percepción a su propio cuerpo de esta manera: “En verdad que también mi
cuerpo tiene la misma naturaleza, se volverá igual y no escapará a ello.»

Así vive contemplando el cuerpo en el cuerpo…

III. Asimismo, monjes, como cuando un monje ve un cuerpo tirado en el osario, reducido a un esqueleto unido tan sólo por los tendones, y con algo de carne y sangre adherido a él…

IV. Asimismo, monjes, como cuando un monje ve un cuerpo tirado en el osario, reducido a un esqueleto unido tan sólo por los tendones, embadurnado en sangre y sin carne…

V. Asimismo, monjes, como cuando un monje ve un cuerpo tirado en el osario, reducido a un esqueleto sin carne y sin sangre, unido tan sólo por los tendones…

VI. Asimismo, monjes, como cuando un monje ve un cuerpo tirado en el osario y reducido a huesos sueltos esparcidos en todas las direcciones: aquí los huesos de la mano, allá los de los pies, los huesos de las espinillas, los de los muslos, la pelvis, las vértebras, el cráneo.

VII. Asimismo, monjes, como cuando un monje ve un cuerpo tirado en el osario, reducido a huesos blanqueados como una concha…

VIII. Asimismo, monjes, como cuando un monje ve un cuerpo tirado en el osario, reducido a huesos de más de un año, amontonados…

IX. Asimismo, monjes, como cuando un monje ve un cuerpo tirado en el osario, reducido a huesos podridos, reducido a polvo, entonces aplica esta percepción a su propio cuerpo de esta manera: “En verdad que también mi cuerpo tiene la misma naturaleza, se volverá igual y no escapará a ello”

Así vive contemplando el cuerpo en el cuerpo internamente, o vive contemplando el cuerpo en el cuerpo externamente, o vive contemplando el cuerpo en el cuerpo interna y externamente. Vive contemplando los factores del origen del cuerpo, o vive contemplando los factores de disolución del cuerpo, o vive contemplando los factores de origen y disolución del cuerpo. O tiene consciencia de que “hay un cuerpo” en el grado necesario para el conocimiento y la atención, y vive desapegado, sin aferrarse a nada en el mundo. Monjes, así es como un monje vive contemplando el cuerpo en el cuerpo.

LA CONTEMPLACION DE LAS SENSACIONES

Monjes, ¿cómo vive un monje contemplando las sensaciones en las sensaciones?

Monjes, un monje, al experimentar una sensación agradable, sabe: “Experimento una sensación agradable”; cuando experimenta una sensación dolorosa, sabe: “Experimento una sensación dolorosa»; cuando experimenta una sensación ni agradable ni dolorosa, sabe: “Experimento una sensación queno es ni agradable ni dolorosa”; cuando experimenta una sensación mundanal agradable, sabe: “Experimento una sensación mundanal agradable”; cuando experimenta una sensación mundanal dolorosa, sabe: “Experimento una sensación mundanal dolorosa”; cuando experimenta una sensación mundanal que no es dolorosa ni no dolorosa, sabe: “Experimento una sensación mundanal que no es dolorosa ni no dolorosa”; cuando experimenta una sensación espiritual agradable, sabe: “Experimento una sensación espiritual agradable”; cuando experimenta una sensación espiritual dolorosa, sabe: “Experimento una sensación espiritual dolorosa”; cuando experimenta una sensación espiritual que no es dolorosa ni no dolorosa, sabe: “Experimento una sensación espiritual que no es dolorosa ni no dolorosa”.

Así vive contemplando Las sensaciones en Las sensaciones internamente, o vive contemplando Las sensaciones en Las sensaciones externamente, o vive contemplando Las sensaciones en Las sensaciones interna y externamente. Vive contemplando Los factores del origen de Las sensaciones, o vive contemplando Los factores de disolución de Las sensaciones, o vive contemplando tanto Los factores del origen como Los de la disolución de Las sensaciones. O tiene consciencia de que “hay sensaciones” en el grado necesario para el conocimiento y la atención y vive desapegado, sin aferrarse a nada en el mundo. Monjes, así es cómo un monje vive contemplando Las sensaciones en Las sensaciones.

LA CONTEMPLACIÓN DE LA CONSCIENCIA

Monjes, ¿cómo vive un monje contemplando la consciencia en la consciencia?

Monjes, he aquí que un monje, cuando hay pasión en la consciencia, sabe que hay pasión, y cuando no hay pasión en la consciencia, sabe que no la hay; cuando hay odio en la consciencia, sabe que hay odio, y cuando no hay odio en la consciencia, sabe que no lo hay; cuando hay ignorancia en la consciencia, sabe que hay ignorancia, y cuando no hay ignorancia en la consciencia, sabe que no la hay; cuando la consciencia está disminuida, sabe que está disminuida; cuando la consciencia está distraída, sabe que está distraída; cuando la consciencia está desarrollada, sabe que está desarrollada; cuando la consciencia está en un estado con otro estado superior a alla, sabe que hay un estado mentalmente superior; cuando no hay un estado mental superior, sabe que no hay un estado mental superior”; cuando la consciencia está concentrada, sabe que está concentrada, y cuando la consciencia no está concentrada, sabe que no lo está; cuando la consciencia está liberada, sabe que está liberada, y cuando no está liberada, sabe que no lo está.

Así vive contemplando la consciencia en la consciencia internamente, o vive contemplandola consciencia en la consciencia externamente, o vive contemplando la consciencia en la consciencia interna y externamente. Vive contemplando Los factores del origen de la consciencia, o vive contemplando Los factores de disolución de la consciencia, o vive contemplando tanto Los factores del origen como Los de la disolución de la consciencia, o sabe que “hay consciencia” en el grade necesario para el conocimiento y la atención, y vive desapegado, sin aferrarse a nada en el mundo. Monjes, así es cómo el monje vive contemplando la consciencia en la consciencia.

LA CONTEMPLACIÓN DE LOS OBJETOS MENTALES

1. Los cinco obstáculos

Monjes, ¿cómo vive un monje contemplando Los objetos mentales en Los objetos mentales?

He aquí que un monje vive contemplando Los objetos mentales en Los objetos mentales constituidos par Los cinco obstáculos.

Monjes, ¿cómo vive un monje contemplando Los objetos mentales en Los objetos mentales constituidos par Los cinco obstáculos?

He aquí, monjes, que cuando el apetito sensual está presente en él, el monje sabe: “Hay apetito sensual en mí”; cuando el apetito sensual está ausente, sabe: “No hay apetito sensual en mí.” Sabe cómo surge el apetito sensual y sabe cómo no vuelve a surgir en el futuro el apetito sensual que se ha rechazado.

Cuando la ira está presente, el monje sabe: “Hay ira en mí”, y cuando la ira está ausente, sabe: “No hay ira en mí.” Sabe cómo surge la ira que no existía previamente; sabe cómo se rechaza la ira que ha surgido, y sabe cómo ya no vuelve a surgir en el future la ira rechazada.

Cuando la pereza y el sopor están presentes en él, el monje sabe: “Hay pereza y sopor en mí”; cuando la pereza y el sopor están ausentes, sabe: “No hay pereza ni sopor en mí.” Sabe cómo surgen la pereza y el sopor que no existían previamente, sabe cómo se rechazan la pereza y el sopor surgidos, y sabe cómo ya no vuelven a surgir en el futuro la pereza y el sopor rechazados.

Cuando el desasosiego y la ansiedad están presentes en él, sabe: “Hay desasosiego y ansiedad en mí”; cuando el desasosiego y la ansiedad están ausentes, sabe: “No hay desasosiego ni ansiedad en mí.” Sabe cómo surgen el desasosiego y la ansiedad que no existían previamente, sabe cómo se rechazan el desasosiego y la ansiedad surgidos, y sabe cómo ya no vuelven a surgir en el futuro el desasosiego y la ansiedad rechazados.

Cuando la duda está presente en él, el monje sabe: “Hay duda en mí”; cuando la duda está ausente, sabe: “No hay duda en mí.” Sabe cómo surge la duda que ya no existía previamente, sabe cómo se rechaza la duda surgida, y sabe cómo ya no vuelve a surgir en el futuro la duda rechazada.

Así vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales internamente, o vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales externamente, o vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales interna y externamente. Vive contemplando los factores del origen de los objetos mentales, o vive contemplando los factores de disolución de los objetos mentales, o vive contemplando tanto los factores del origen como los de la disolución de los objetos mentales. 0 tiene consciencia de que hay “objetos mentales” en el grado necesario para el conocimiento y la atención, y vive desapegado, sin aferrarse a nada en el mundo. Así es, monjes, cómo el monje vive practicando la contemplación de los objetos mentales en los objetos mentales constituidos por los cinco obstáculos.

2. Los cinco agregados del apego

Asimismo, monjes, un monje vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales, constituidos por los cinco agregados del apego

Monjes, ¿cómo vive un monje contemplando los objetos mentales en los objetos mentales constituidos por los cinco agregados del apego?

Monjes, he aquí que un monje piensa: “Así es la forma material, así surge la forma material, así desaparece la forma material; así es la sensación, así surge la sensación, así desaparece la sensación; así es la perceprión, así surge la percepción, así desaparece la percepción; así son las formaciones mentales, así surgen las formaciones mentales, así desaparecen las formaciones mentales; así es la conseiencia, así surge la consciencia, así desaparece la consciencia.”

Así vive el monje contemplando los objetos mentales en los objetos mentales internamente, o vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales externamente, o vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales interna y externamente. Vive contemplando los factores del origen de los objetos mentales, o vive contemplando los factores de disolución de los objetos mentales, o vive contemplando tanto los factores del origen como los de la disolución de los objetos mentales. 0 tiene consciencia de que hay “objetos mentales” en el grado necesario para el conocimiento y la atención, y vive desapegado, sin aferrarse a nada en el mundo. Monjes, así es cómo el monje vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales constituidos por los cinco agregados del apego.

3. Las seis esferas internas y las seis externas de los sentidos

Asimismo, monjes, un monje vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales, constituidos por las seis esferas internas y las seis esferas externas de los sentidos.

Monjes, ¿cómo vive un monje contemplando los objetos mentales en los objetos mentales formados por las seis esferas internas y las seis esferas externas de los sentidos?

Monjes, he aquí que un monje conoce el ojo y las formas risuales y la atadura que surge dependiendo de ambos (del ojo y de las formas), sabe cómo surge la atadura que no existía previamente, sabe cómo se rechaza la atadura surgida y sabe cómo ya no vuelve a surgir en el futuro la atadura rechazada.

Conoce el oído y los sonidos…, la nariz y los olores…, la lengua y los sabores…, el cuerpo y los objeto táctiles…, la mente y los objetos mentales, y conoce las ataduras que dependen de ellos; sabe cómo surgen las ataduras que existían previamente, sabe cómo se rechazan las ataduras surgidas, y sabe cómo ya no vuelven a surgir en el futuro las ataduras rechazadas.

Monjes, así vive el monje contemplando los objetos mentales en los objetos mentales internamente, o vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales externamente, o vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales interna y externamente. Vive contemplando los factores del origen de los objetos mentales, o vive contemplando los factores de disolución de los objetos mentales, o vive contemplando tanto los factores del origen como los de la disolución de los objetos mentales. 0 tiene consciencia de que “hay objetos mentales” en el grado necesario para el conocimiento y la atención, y vive desapogado, sin aferrarse nada en el mundo. Monjes, así es cómo el monje vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales formados por las seis esferas internas y las seis esferas externas de los sentidos.

4. Los siete factores de la iluminación

Monjes, asimismo, un monje vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales constituidos por los siete factores de la iluminación.

Monjes, ¿cómo vive un monje contemplando los objetos mentales constituidos por los siete factores de iluminación?

Monjes, he aquí que cuando la atención que es un factor de iluminación está presente en él, el monje sabe: “Hay en mí la atención que es factor de iluminación”; cuando la atención que es factor de iluminación está ausente, sabe: “No hay en mí la atención que es factor de iluminación”, y sabe cómo surge la atención que es factor de iluminación que no existía previamente, y cómo se produce la perfección en el desarrollo de la atención surgida que es factor de iluminación.

Cuando la investigación de Los objetos mentales que es factor de iluminación está presente, el monje sabe: “Hay en mí la investigación de Los objetos mentales que es factor de iluminación”; cuando la investigación de Los objetos mentales que es factor de iluminación está ausente, sabe: “No hay en mí la investigación de Los objetos mentales que es factor de iluminación”, sabe cómo surge la investigación de Los objetos mentales que es factor de iluminación que no está previamente, y cómo se produce la perfección en el desarrollo de la investigación de Los objetos mentales que es factor de iluminación.

Cuando la energía que es factor de iluminación está presente, sabe: “Hay en mí la energía que es factor de iluminación”; cuando la energía que es factor de iluminación está ausente, sabe: “No hay en mí la energía que es factor de iluminación”, sabe cómo surge la energía que es factor de iluminación que no existía previamente, y cómo se produce la perfección en el desarrollo de la energía que es factor de iluminación.

Cuando la alegría que es factor de iluminación está presente, sabe: “Hay en mí la alegría que es factor de iluminación”; cuando la alegría que es factor de iluminación está ausente, sabe: “No hay en mí la alegría que es factor de iluminación”, sabe cómo surge la alegría que es factor de iluminación que no existía previamente, y cómo se produce la perfección en el desarrollo de la alegría que es factor de iluminación.

Cuando la calma que es factor de iluminación está presente, sabe: “Hay en mí la calma que es factor de iluminación”; cuando la calma que es factor de iluminación está ausente, sabe: “No hay en mí la calma que es factor de iluminación”, sabe cómo surge la calma que es factor de iluminación que no existía previamente, y cómo se produce la perfección en el desarrollo de la calma que es factor de iluminación.

Cuando la concentración que es factor de iluminación está presente, sabe: “Hay en mí la concentración que es factor de iluminación”; cuando la concentración que es factor de iluminación está ausente, sabe: “No hay en mí la concentración que es factor de iluminación”, sabe cómo surge la concentración que es factor de iluminación que no existía previamente, y cómo se produce la perfección en el desarrollo de la concentración que es factor de iluminación.

Cuando la ecuanimidad que es factor de iluminación está presente, sabe: “Hay en mí la ecuanimidad que es factor de iluminación.” Cuando la ecuanimidad que es factor de iluminación está ausente, sabe: “No hay en mí la ecuanimidad que es factor de iluminación”, sabe cómo surge la ecuanimidad que es factor de iluminación que no existía previamente, y cómo se produce la perfección en el desarrollo de la ecuanimidad que es factor de iluminación.

Así vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales internamente, o vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales externamente, o vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales interna y externamente. Vive contemplando los factores del origen de los objetos mentales, o vive contemplando los factores de disolución de los objetos mentales, o vive contemplando tanto los factores del origen como los de la disolución de los objetos mentales. 0 tiene consciencia de que hay “objetos mentales” en el grado necesario para el conocimiento y la atención, y vive desapegado, sin aferrarse nada en el mundo. Monjes, así es cómo el monje vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales constituidos por los siete factores de iluminación.

5. Las Cuatro Nobles Verdades

Asimismo, monjes, un monje vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales constituidos por las Cuatro Nobles Verdades.

Monjes, ¿cómo vive un monje contemplando los objetos mentales constituidos por las Cuatro Nobles Verdades?

Monjes, he aquí que un monje sabe: “Esto es sufrimiento” según la realidad; “Éste es origen del sufrimiento”, sabe según la realidad; “Ésta es la cesación del sufrimiento”, sabe según la realidad; “Éste es el sendero que conduce a la cesación del sufrimiento”, sabe según la realidad.

Así vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales internamente, o vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales externamente, o vive contemplando los objetos mentales en los objetos mentales interna y externamente. Vive contemplando los factores del origen de los objetos mentales, vive contemplando los factores de disolución de los objetos mentales, o vive contemplando los factores del origen y los factores de la disolución de los objetos mentales”. 0 tiene consciencia de que hay “objetos mentales” en el grado necesario para el conocimiento y la atención, y vive desapegado, sin aferramiento a nada en el mundo. Monjes, así vive un monje contemplando los objetos mentales en los objetos mentales constituidos por las Cuatro Nobles Verdades.

En verdad, monjes, que aquel que practique estos Cuatro Fundamentos de la Atención de esta manera durante siete años puede esperar que se produzca en él uno de estos dos resultados: el Conocimiento Supremo aquí y ahora, o, si aún le quedara un resto de apego, el estado Sin Vuelta.

Monjes, ni siquiera siete años. Si una persona practicara los Cuatro Fundamentos de la Atención de esta manera durante seis años… cinco años… cuatro años… tres años… durante un año, entonces podría esperar que se produzca en él uno de estos dos resultados: el Conocimiento Supremo aquí y ahora, o, si aún le quedara un resto de apego, el estado Sin Vuelta.

Monjes, ni siquiera un año. Si una persona practicara estos Cuatro Fundamentos de la Atención de esta manera durante siete meses… seis meses… cinco meses… cuatro meses… tres meses… dos meses… un mes… durante medio mes, podría esperar que se produzca en él uno de estos dos resultados: el Conocimiento Supremo aquí y ahora, o, si aún le quedara un resto de apego, el estado Sin Vuelta.

Monjes, ni siquiera medio mes. Si una persona practicara estos Cuatro Fundamentos de la Atención de esta manera durante una semana, podría esperar que se produzca en él uno de estos dos resultados: el Conocimiento Supremo aquí y ahora, o, si aún le quedara un resto de apego, el estado Sin Vuelta.

Por esto se ha dicho: “Monjes, éste es el único camino para la parificación de los seres, para la superación de la pena y las lamentaciones, para la destrucción del dolor y la aflicción, para alcanzar el recto sendero, para la realización del Nibbana; los Cuatro Fundamentos de la Atención.”

Así habló el Bienaventurado. Los monjes acogieron con satisfacción sus palabras.